Preguntas y respuestas | Yoga para embarazadas

30/11/2017

    Creamos este post para recopilar las preguntas más frecuentes sobre nuestras clases de yoga para embarazadas. La idea es que esta entrada vaya creciendo con vuestras dudas. Así que si tenéis alguna pregunta no dudéis en enviarla. 

 

- ¿A partir de cuando puedo hacer yoga para embarazadas?

Se recomienda comenzar a practicar yoga pasado el primer trimestre, a partir de la semana 12-14, a no ser que ya practiques yoga habitualmente y no hayas dejado la práctica. En ese caso, se pueden empezar las clases cuando se quiera. 

 

- ¿Tengo que llevar algún material?

Solo ropa cómoda. El resto del material lo tenemos en la sala. Si quieres puedes traer una toalla o pareo para colocar sobre la colchoneta. Una vez al mes realizamos una clase especial sobre parto, para esta clase sí que tendrás que traer tu propia pelota, tipo fitball. 

 

-¿Cómo  estructuras las clases?

 

   En una clase de yoga prenatal vas a encontrar estiramientos, asanas específicas y adaptadas al embarazo, con las que se busca fortalecer la espalda y aliviar molestias, trabajar la apertura de cadera, el fortalecimiento del suelo pélvico. 

Practicamos respiraciones para aplicar en cada fase del parto, hacemos relajación consciente, conexión con el bebé, meditación,...combinamos yoga con preparación al parto y posparto, resolvemos dudas, compartimos experiencias y trabajamos los miedos, para llegar al momento del parto más tranquilas, informadas, seguras y empoderadas. 


Una vez al mes son bienvenidos los acompañantes, para aprender juntos estrategias de cara al día del parto.
También hablamos de lactancia, de porteo, de crianza respetuosa... 

 

-¿En qué casos se contraindica el yoga para embarazadas?

 

   Si la mujer desea hacer yoga durante el embarazo y no hay contraindicaciones médicas al respecto, en cualquier momento (o a partir de la semana 12 en caso de que la mujer no sea practicante de yoga habitual) se puede practicar sin problema, ya que los ejercicios son suaves y adaptados para que se puedan practicar sin riesgo durante la gestación. 

 

Si la mujer tiene alguna dolencia concreta como por ejemplo ciática o tensión alta, las posturas se adaptan para que no aumente el problema y se trabaja para reducirlo. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes

November 10, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram
  • Google+ Social Icon

Webmaster: Kiwi designs                 contacto:   quiromedia@gmail.com